5 Etapas del viaje de los Reyes Magos hacia su encuentro con Cristo.

Con el fin de ayudar a vivir mejor la celebración de la Fiesta de los Reyes Magos o “Bajada de Reyes” el 6 de enero, presentamos las 5 etapas del viaje de los Reyes Magos hacia su encuentro con el Niño Jesús en Belén.
En un reciente artículo publicado en National Catholic Register, Mons. Charles Pope, decano y sacerdote de la Arquidiócesis de Washington D.C, reflexionó sobre las etapas del viaje que los Reyes Magos emprendieron hacia Belén, en búsqueda del Niño Jesús, y animó a los católicos a recorrer sus pasos en el seguimiento a Cristo.
El 6 de enero celebramos la Solemnidad de la Epifanía del Señor, los fieles recordamos la llegada de los Reyes Magos a Belén para adorar al Niño Jesús; aunque en algunas ciudades y pueblos del mundo, por una cuestión pastoral, pasan esta solemnidad al domingo previo a la Fiesta del Bautismo del Señor.
Así, indica Mons. Pope, en el Evangelio de ayer 2 de enero se observa “cómo los Magos viajan por etapas desde la luz de una estrella hasta la brillante y gloriosa Luz de Jesucristo”. A través de estas cinco etapas, los reyes pasan de “ser meros magos hasta convertirse, por la gracia de Dios, en sabios”, agregó.

A continuación, compartimos las cinco etapas:

1.       La etapa de la “llamada”
El Evangelio de Mateo señala: “Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, diciendo: ‘¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle’”.
Mons. Pope dijo que el término “magos” se refiere a “hombres eruditos, quizás sean astrónomos antiguos”, pero destacó que “su identidad clave es que son gentiles”.
Explicó que “hasta ese momento de la historia de la Navidad, solo los judíos habían sido llamados a Belén”, por eso, afirmó que “es claro que el Evangelio se extiende a todo el mundo” y que es una “llamada completa a la Iglesia, que necesita tanto a judíos como a gentiles”.
Además, señaló que “Dios los llama a través de algo en el mundo natural: una estrella”, e invitó a los fieles a preguntarse: “¿Cuál es la ‘estrella’ que Dios usó (y usa) para llamarte?” y “¿quiénes son las estrellas en tu vida a través de las cuales Dios te llamó?”.
“Quizás fue la Escritura, una iglesia magnífica o una canción inspiradora; pero, es más usual que Dios use a alguien en nuestra vida para llegar a nosotros: un padre, un miembro de la familia, un amigo, un sacerdote, una hermana religiosa o un laico devoto”, recordó. 

2.       La etapa de la “constancia”
En su artículo, Mons. Pope señaló que “al llegar a Jerusalén, los magos se encontraron con una situación bastante confusa y desalentadora: Herodes no sabía nada del nacimiento de este nuevo Rey”; y, de modo “aún más desconcertante”, vieron que “los líderes religiosos convocados parecían poco entusiasmados con el Rey recién nacido”. 
Tras recibir la información de dónde sería el Nacimiento de Cristo, los Reyes Magos vieron que no hubo “regocijo” en la gente, ni “ninguna convocatoria para decirles que finalmente ha nacido un Mesías anhelado, ¡ni siquiera más preguntas!”.
“Pero los magos perseveraron en su búsqueda. ¡No se rindieron! Hoy en día, muchos han encontrado su camino a Cristo pese a que los padres, el clero y otras personas que deberían haberlos llevado a Jesús, estaban dormidos, ignorantes o pecadores”, señaló. 

3.       La etapa de la “confesión”
El Evangelio señala: “Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y he aquí que la estrella que habían visto en el Oriente iba delante de ellos […]Entraron en la casa; vieron al niño con María su madre y, postrándose, le adoraron”.
Al respecto, dijo que “los Magos partieron y continúan siguiendo el llamado de Dios a través de la estrella”, y llamó a notar que ellos “se ‘postran’ ante Jesús”. 
El sacerdote dijo que “la palabra griega utilizada es prosekunēsan, que significa ‘postrarse en adoración’”, y señaló que se trata de “una confesión de fe”. En ese sentido, llamó a reflexionar si “¿es su fe una fe real o simplemente una observancia superficial?” y animó a que “busquemos los efectos de una fe real y salvadora”.

4.       La etapa del “costo”
Mons. Pope señaló que luego de adorar al Niño Jesús, “los magos se sienten impulsados a dar tres obsequios simbólicos que muestran algo de lo que incluye la verdadera fe”; y precisó que estos tres regalos, que son el oro, el incienso y la mirra, son “costosos”.
“El oro simboliza todas nuestras posesiones. El incienso simboliza el don de la adoración. La mirra, un ungüento funerario, prefigura la muerte de Jesús. Estos tres dones son muy simbólicos. Los magos están mostrando los frutos de la fe salvadora”, señaló, y animó a hacerse la siguiente pregunta: “¿Estoy dispuesto a cubrir el costo de nuestro seguimiento a Cristo?”. 

5.       La etapa de la “conversión”
El Evangelio señala: “Y, avisados en sueños que no volvieran donde Herodes, se retiraron a su país por otro camino”. Al respecto, Mons. Pope afirmó que en esta etapa está la “evidencia esencial para la fe: la conversión”. 
“Estos Reyes Magos ahora caminan de manera diferente y no regresan a casa por el mismo camino por el que vinieron. Se han dado la vuelta (‘conversio’). Caminan por el camino recto y estrecho que conduce a la vida, en lugar del camino ancho que conduce a la condenación. ¡Ya no son meros magos, ahora son sabios!”, concluyó.

Si desea rezar las letanías a los Reyes Magos puede ingresar AQUÍ.

Artículo publicado en Aciprensa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.