Música en Navidad

Muchos cristianos nunca han sido conscientes de esto: la música es un precioso don de Dios. Otros no se han atrevido a abrir el regalo, examinarlo y ver para qué lo podrían utilizar. Hay algunos que sí valoran este don, pero lo utilizan únicamente para su satisfacción personal… ¿Cómo descubrir el verdadero sentido que Dios quiere dar a la música en nuestra vida y en nuestra fe, tanto en el plano personal como en el comunitario?
.
El Señor nos regala el don de la música y el canto como un precioso carisma de oración y evangelización, que construye la comunidad siendo cauce del amor de Dios y de la alabanza de su gloria. La música es un gran tesoro que el mismo Dios pone en nuestras manos y que se hace canal; canal maravilloso por donde corre su Vida. No es una evasión ni una distracción. Y tampoco se puede reducir a una cuestión de gusto, técnica o talento natural. El canto nace del Espíritu, manifiesta la gloria de Dios y coopera en la salvación de los hombres.
Javier Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.